FELIZ NAVIDAD

¿Cómo pensábamos que sería este año la Navidad? ¿Cómo la hemos celebrado otros años? ¿Recordamos lo que era vivir con la antigua “normalidad”? ¿Es necesario que nos repitamos que hemos de salvar vidas para salvar las navidades que estén por venir? ¿Y si este año nos planteamos la Navidad como un estado mental?

El espíritu navideño que cada uno quiera celebrar no lo podemos abandonar. Ya nos hemos hecho a la idea de que este año las reuniones serán pequeñas, para algunos tal vez demasiado pequeñas pero, qué es eso comparado con todo lo que estamos viviendo. Qué es eso comparado con toda la gente que no ha podido llegar a vivir esta Navidad tan emotiva y atípica. Nada. Nada. Echando la vista a las navidades pasadas parece que hubiera pasado una eternidad, porque el año vivido ha sido extraño y de una u otra forma nos ha pasado factura.

Pero hemos aprendido cosas. Por ejemplo a pensar en los demás, a mirar a los ojos, a poder adivinar las sonrisas debajo de las mascarillas, a dar abrazos en la distancia y a guardar los besos para después. Hemos llegado hasta aquí con toda la carga emocional que ello ha supuesto y no podemos dejar que muera el espíritu navideño. Enfrentémonos a nuestros propios Grinch y Scrooge y este año celebremos la Navidad sentida, la de verdad, la Navidad interior.

No hacen falta que sean lujosas, ni que se parezcan a las que hemos vivido otros años. Reinventémoslas en la forma pero sigamos viviéndolas en su esencia. Pensemos diferente. Aprovechemos lo que hemos aprendido este año en la forma de trabajar. Pensemos en hacer video llamadas para saludar a la familia, para incluso compartir la cena de forma virtual con los que no nos hemos podido reunir.

Quedad para jugar a las películas a través de Zoom o contratad algún scape room virtual con el que podáis quedar sin tener que juntaros. Y si pensáis en lago más íntimo, por qué no un maratón de cine navideño debajo de una manta con una bandeja llena de turrón y una buena taza de cacao mientras las luces del árbol alegran una estancia a media luz.

Por qué no salir a pasear por el parque más cercano, en una forma lenta y sosegada de disfrutar del invierno, al aire libre en un lugar sin mucha concurrencia. Enviad vuestros regalos con notas especiales llenas de apoyo, de cariño y de mucho ánimo a vuestros seres más queridos.

¿De verdad vamos a medir la Navidad por el número de personas reunidas en una mesa? No, este año vamos a medirla por la imaginación que le echemos, por las ganas de seguir viviendo a pesar de todo, por las gracias que demos por las buenas cosas que tenemos, que hemos tenido y que vendrán, por el recuerdo de todo lo que hemos perdido.

Sí, nosotros os queremos desear FELIZ NAVIDAD a pesar de todo. Todo nuestro cariño va para los que nos apoyáis, los que trabajáis con nosotros o los que nos leéis por aquí.

¡FELIZ, FELIZ NAVIDAD!

COMIDAS Y CENAS DE EMPRESA EN TIEMPOS DE COVID-19

Una de las cosas que más afectadas se han visto este año son las comidas o cenas de empresa. Este año habrá que adaptar estos tradicionales eventos a la normativa vigente en cada Comunidad y buscar soluciones creativas que sean capaces de transmitir emoción, diversión y motivación.

Es tarea de los departamentos de RR.HH. ponerse manos a la obra y tirar de inventiva, para que no perdamos cierto sentido de normalidad, por supuesto, echar mano de los profesionales que organizan eventos siempre es de gran ayuda, dejaos aconsejar y sorprended al equipo con un evento especial.

Sí, lo sabemos, las cenas o comidas de empresa serán diferentes este año, para empezar, porque lo recomendable serán las comidas mejor que las cenas, no serán tan espectaculares, pero serán más íntimas y especiales, porque este año nos ha llevado a hacer una especie de auto concienciación de saber qué es lo importante y lo importante es la salud de los nuestros y la gente que nos rodea. Así que no podemos tener por frívolo querer reunirnos y brindar por lo que hemos ido atesorando durante el año.

Este año las limitaciones de aforo, la distancia interpersonal, las medidas higiénicas hacen que sea difícil mantener la normalidad en estos eventos. Sin embargo, dependiendo de la idiosincrasia de la propia empresa y de cómo se haya organizado en estos nuevos tiempos, se podrán buscar alternativas para que esta buena costumbre no se pierda.

Para celebraciones presenciales, lo ideal sería celebrarlo por departamentos. La gente con la que trabajas directamente cada día se pueden considerar convivientes, por lo que aprovechar los espacios reservados o privados de restaurantes, puede ser una opción para celebrar una comida de empresa menos concurrida, pero igualmente divertida.

Si las instalaciones de la empresa son abiertas, aprovechadlo y contratad un catering que os haga una comida diferente el día elegido. Ese día nada de tuppers, ni de comer un bocata pegados a la pantalla del ordenador. Un menú diferente, elaborado, a modo de buffet, que nos permita cierta distancia, y mantener las mascarillas a mano, puede ser una opción diferente y distendida para romper con la rutina de la hora de comida y convertirla en “la comida de Navidad de la empresa”.

En el caso de que parte de vuestra plantilla esté tele trabajando, también se puede optar por una celebración mixta. Las salas virtuales de reuniones se pueden utilizar para algo más que para organizar la rutina de trabajo. Añadir a un menú que se pueda encargar y enviar a la plantilla, organizar una actividad virtual, puede que no sea tan entrañable pero haréis saber a todo el equipo que, esté donde esté, seguís en el mismo barco y nadie se queda atrás.

Sin duda, la comida de empresa de 2020 será recordada de una forma especial y diferente, pero su motivación y razón de ser, más allá del formato que le demos, será la de siempre: agradecer el trabajo, dar apoyo en estos tiempos inciertos,  reunir al equipo y motivar y dar energía para un nuevo año. El brindis de este año será especial, pero tendrá que ser. ¡No dejéis de brindar!

Regalos de empresa para Navidad: 5 ideas

A pesar de la situación excepcional que estamos viviendo, el espíritu navideño no puede abandonarse. Menos en este aciago 2020, donde estamos tan necesitados de detalles, de cariño, de amistad y compañerismo. Que esta situación tiene que sacar lo mejor, y no lo peor, de cada persona no podemos cuestionarlo. Por eso, este año es importante poner todo el cariño en los regalos que hagamos a nuestros clientes o empleados, porque a muchos llevaremos tiempo sin verles y esta “conexión” en forma de regalo tiene que decir mucho de la relación que tenemos con esas personas.

Así que vamos a estrujarnos el cerebro y a pensar en cosas bonitas, alegres o prácticas con las que sorprender y arrancar esas sonrisas que tanto nos hacen falta.

5 ideas para regalar

Os dejamos 5 ideas que deseamos os inspiren:

1. Regala experiencias virtuales.

Bien para que el equipo pase un rato divertido o bien para que lo disfruten con sus familias o amigos. Existen múltiples posibilidades de actividades como scape rooms, talleres virtuales, cursos, catas… Siempre pensamos en regalos físicos, pero las experiencias compartidas son una estupenda alternativa para disfrutar del tiempo con las personas que nos rodean.

2. Calendarios o agendas personalizadas.

¿Os acordáis de cuando hacíais actividades juntos? ¿De las fiestas de empresa? ¿De aquella cena de Navidad que siempre recordáis en el desayuno porque fue gloriosa? ¿De aquel viaje todos juntos en el que las ponencias no eran muy allá, pero en la gymkana os partisteis de la risa? Seguro que RRHH tiene fotos de todo ello y recordar aquellos momentos pueden resultar muy emotivos y motivadores para afrontar la escasez de contacto y risas entre compañeros.

3. Adornos navideños personalizados.

Puede parecer baladí, pero seguro que muchas personas teletrabajan. Pues llevemos a sus mesas de trabajo un poco de la empresa y mucho espíritu navideño. Por ejemplo, árboles de Navidad para escritorio, acompañado con una lata de chocolates, un reposa móvil o algún taco de hojas para notas. Todo ello personalizado en el logotipo de la empresa.

4. No desestiméis la clásica cesta de Navidad o regalos gourmet.

Pero si lo hacéis dadle una vuelta de tuerca y optar, si es posible, por productos de proximidad o de producción sostenible. Dadle un plus a este clásico y apostad por la ecología para aportar, con vuestro regalo, un granito de arena para salvar la Tierra.

5. Kit anti-COVID.

No deis la espalda a la realidad que nos rodea, éste es posiblemente un regalo muy útil que puede ser atractivo si conseguimos una personalización adecuada. Incluye en él, por ejemplo, un par de mascarillas, gel hidroalcohólico o un estuche para llevarlo. Será un complemento perfecto a un regalo más exclusivo o como detalle práctico promocional.

Seguro que estas ideas os han dado lugar a pensar en otras, siempre se puede recurrir a los clásicos regalos tecnológicos, regalos textiles… ¿Habéis pensado ya en vuestros regalos de empresa? Si tienes dudas, contáctanos. Seguro que juntos encontramos el regalo que os diferencie de los demás

Eventos y comunicación
2020 será un punto de inflexión para el sector de la comunicación y de los eventos

2020 será un punto de inflexión para el sector de la comunicación y de los eventos. La pandemia del COVID19 ha obligado a que nos replanteemos las formas de trabajo, de comunicarnos y también de reunirnos. Sin embargo, como agencia de comunicación, no podemos renunciar a lo que supone nuestro ADN, con mascarillas, con geles, con distancias interpersonales, la comunicación sigue, los proyectos de las empresas siguen y las relaciones humanas se mantienen.
Read more